Etiquetas

,

eduardo-galeano

No se podría comenzar un blog y una asociación de estas características, sobre las relaciones de América Latina y el estado Español, sin hablar de unos de las autores más grandes que han dado las letras latinoamericanas en estos últimos años, que nos dejó el 13 de abril de este año. Eduardo Garmén Hughes Galeano, conocido como Eduardo Galeano. Su grandeza no proviene únicamente de su escritura, lírica pura, sino  de dar  voz a los nadie, al subdesarrollo de América Latina, que proviene del desarrollo ajeno.  Por darnos el camino para la utopía. Él nos enseñó que Chávez era un “extraño dictador” y no un dictador y que Allende cumplió su palabra. Galeano nos ilustró con sus obras que América Latina era un continente rico en historias, que otros se  han dedicado a empobrecerlo desde hace siglos.

La primera de ellas,  “Las venas abiertas de América Latina”, que escribió en 1971, sigue siendo hoy día una de las obras fundamental del ensayo latinoamericano. Fue el regalo que le dio Chávez a Obama en 2009 en la Cumbre de las Américas. Le regaló ese libro  porque es una condena del saqueo durante siglos de los recursos naturales por parte de las potencias colonialistas a América Latina.

Su denuncia de las injusticias de América Latina le costó muy caro desde el principio. En 1973, tras el golpe de Estado y la instauración de la dictadura cívico-militar en su país, en Uruguay, donde nació el 3 de septiembre de 1940 en la capital, Montevideo, tuvo que exiliarse. Desde los catorce años que empezó a publicar dibujos con el sobrenombre “Gius” en la revista socialista Sol, comenzó a denunciar las injusticias siendo redactor jefe en la revista  Marcha (1960-64) y en la revista Época (1964-1973). Por ello se tuvo que exiliar. Se fue Argentina. Tres años después, en 1976, se tuvo que exiliar de nuevo, por culpa de otra dictadura, esta vez sólo militar en Argentina.

De esa experiencia del exilio, de la detención y desaparición de algunos amigos, Galeano escribió esa experiencia en su obra “Días y noches de amor y de guerra” en 1978, como denuncia de las dictaduras del Cono Sur de los años setenta (en Uruguay, Argentina, Chile, Brasil, etc.). Fue la primera vez que comenzó a escribir sus historias en pequeños cuentos.

Luego quiso escribir toda la historia del sub continente  en el que se había criado y se tuvo que exiliar. Y lo consiguió con la trilogía “Memoria del Fuego” que se compone de los siguientes libros: “Los nacimientos”, que habla desde la creación del mundo hasta el siglo XVII, “Las caras y las máscaras” que trata los siglos XVIII y XIX y “El siglo del viento”, en el que nos cuenta el siglo XX. El último libro de esta trilogía lo publica estando ya en su Uruguay natal, en 1985, de donde no se movió más.

En prácticamente todos sus libros aparece un relato de América Latina. Tanto en su obra “El Libro de los Abrazos” (1989) donde nos habla de los grandes sentimientos como en los “Hijos de los Días” (2011) donde nos habla de los héroes anónimos. Y en “Patas arriba. La escuela del mundo al revés” (1998) donde nos habla de las miserias humanas. Y en “Ser como ellos y otros artículos” (1992) donde nos habla de la necesidad de una alternativa a este mundo. En todos ellos nos habla de las ciudades latinoamericanas, de los incas, de los haitianos que se levantaron contra el esclavismo en 1804, de Allende, de Cuba, de las dictaduras del Cono Sur.

Y tiene muchas más obras donde nos enseña a ser críticos, a creer en la utopía. A ver de otra manera no sólo América Latina, sino también el mundo. Pero lo mejor es descubrir las obras uno mismo, leyéndolas, disfrutándolas, reivindicándolas.

Porque para conocer una historia diferente de América Latina a la oficial que nos relatan, es  necesario, como requisito principal, leer y releer los cuentos y las reflexiones de Eduardo Galeano.

“¿Cuál va a ser el destino de América Latina?. Yo no lo sé, pero sé cuál es el desafío. El desafío es: ¿Vamos a convertirnos en la triste caricatura del Norte? ¿Vamos a ser como ellos? ¿A repetir los horrores de una sociedad de consumo que está devorando el planeta? ¿Vamos a ser violentos? ¿Vamos a creer que estamos condenados a la guerra incesante? ¿O vamos a generar un mundo diferente? Vamos a ofrecer al mundo un mundo diferente. Yo creo que ese es el desafío que tenemos planteado. Y por hoy somos, la verdad, caricaturas bastante tristes. De modos de vida que se nos imponen desde afuera. Estamos gobernados por sistemas de poder que cada día nos convencen que ‘no hay virtud más alta que la virtud del papagallo’, que ‘no hay habilidad comparable a la habilidad del mono’. El papagallo, el mono, los que imitan: los ecos de voces ajenas.”

Fuente: Eduardo Galeano en el Documental “Encontro com Milton Santos: O mundo global visto do lado de cá” (2006), del cineasta brasileño Silvio Tendler.

Aquí se pueden encontrar  las obras completas de Eduardo Galeano para descargar gratuitamente en PDF:

http://www.telesurtv.net/news/10-Libros-para-descargar-de-Eduardo-Galeano-20150413-0018.html

http://laberintosdeltiempo.blogspot.com.es/2014/02/obras-completas-de-eduardo-galeano.html

Y aquí varios vídeos de Eduardo Galeano hablando de América Latina

Pablo Alcántara Pérez.

Anuncios